Ya nada nos puede extrañar en este mundo. Jugar a la consola Wii puede crear graves secuelas físicas. Eso es lo que asegura un médico español, Julio Bonis, que se ha hecho famoso en poco tiempo por diagnosticar, o más bien, poner nombre a una dolencia del siglo XXI: la wiitis. Parece que la séptima generación de cónsolas Nintendo, a parte de darle un palizón a la Playstation 3 está machando alguna extremidades de ciudadanos planetarios. La susodicha Wiitis se describe por Bonis como una dolencia que afecta a los hombros (dolores e inflamación de la zona en cuestión).

Me cuenta un amigo que una compañera de trabajo se ha adelgazado unos cuantos kilos después de comprarse la Wii. No sé si ésta es la mejor forma de hacer deporte pero sí la que está revolucionando muy rapidamente la interacción máquina-jugador. Hace unos años, quizás ya siglos, las consolas parecían destinadas a los dormitorios de los frikis solitarios de medio mundo pero la interacción y los juegos multijugador han revolucionado nuestras vidas. En la redacción de Mundo Deportivo, hace unos años el ‘acb manager‘ se lleva la palma pero ahora empiezan a causar furor las diferentes variantes del Buzz, especialmente el de deportes. ¿Qué redactor no ha ‘picado’ alguna vez a su compañero recordándole su pobres resultados en el concurso del fin de semana? Competir para derrotar al contrario es una de las fuerzas que mueve el ser humano? En qué narices estaría pensado el barón de Coubertain cuando dijo eso de “lo importante es participar”?

Espero que en estos momentos el que no sufra una wiitis sea Ron Dennis, el patrón de McLaren. Después del GP de Hungría aún tendrían que sonar las cojellas a su pupilo y amado Lewis Hamilton. Eso no se hace, Lewis…

PD: El video que os dejo no es exactamente Wiitis… más bien és una forma lúdico-festiva de llevar la fiebre wii al extremo.

Anuncios