Buford con una mascota culinariaCualquier periodista deportivo debería tener entre sus libros de cabecera ‘Entre los vándalos’ de Bill Buford, un descenso a los infiernos del mundo de los hooligans. Buford, periodista norteamericano, se pasó casi una década siguiendo a la extrema afición del Manchester United desde los campos de media Inglaterra hasta el sur de Italia, en pleno Mundial’90. Como un vándalo más, Buford (Baton Rouge, Louisiana, en 1954) intentó entender y explicar las raíces de la violencia en el deporte rey y las conexiones de las gradas con la xenofobia y el fascismo. Adrenalínico y asfixiante trabajo de campo, ‘Entre los vándalos’ convirtió a Buford en un magnífico sociólogo del fútbol después de formarse en Granta o New Yorker.

Ahora, este periodista y escritor vuelve a sumergirse en otro infierno postmoderno a través de la observación participante. Fruto de este trabajo llega a nuestras librerías ‘Calor’, aventuras de un aficionado como esclavo en la cocina, cocinero, fabricante de pasta y aprendiz de carnicero en la Toscana.

Si en España disfrutamos de las excentricidades de Arguiñano, el monstruo mediático de los fogones en Estados Unidos (con perdón de José Andrés) es Mario Batali, cocinero italo-americano que domina Nueva York desde su restaurante Babbo y las pantallas a través de su programa Molto Mario. De la interesante relación de Buford con Batali surge un libro que muestra la mística del paso previo al ágape. Del calor de las gradas al de las cocinas, de los excesos del fútbol a los de la gastronomía occidental, sólo que ‘Calor’ sea una décima parte que ‘Entre los vándalos’ Buford habrá apostado nuevamente por el periodismo en estado puro. Quizás alguien diga que a éste tipo le va cierto sensacionalismo pero ¿quién se atreve a conjugar quemaduras, humillaciones y jornadas interminables para contar una buena historia?

Anuncios