Parece que esta afirmación es muy improcedente con todo lo que hemos vivido estos días. Lo cierto es que la Copa, Liga y Champions dan al Barcelona el mayor prestigio del mundo pero el Barça, tan preocupado siempre en estar en el lugar que se merecía en cuanto a títulos, ha demostrado una vez más que no es simplemente un club de fútbol (o de balocesto, balonmano, hockey, etc.). Es más que un club por lo que representa pero obviamente por su gente. Y ahí estábamos nosotros para demostrar empíricamente la realidad.

Debo reconocer que han sido unas semanas sensacionales en muchos sentidos. Obviameente, el Triplete del Barça nos ha dado las mayores alegrías de la temporada. La alegría de los jugadores ha ido en paralelo a las muestras de alegría de la afición culé. Estamos muy satisfechos y agradecidos por vuestra participación en los diferentes foros, grupos y servicios que os hemos propuesto estos días para celebrar los títulos del FC Barcelona.

Os propusimos CREER que el Barça ganaría la Liga y no os costó demasiado ser más de 55.000 personas apuntadas en el grupo de Facebook. Os dijimos ¡Ave Barça! y volvistéis este grito a todo volumen para llegar a Roma. Os pedimos que enviaráis vuestras fotos de celebración y ahí estáis vosotros: en Canaletes, con vuestros hijos, novios/as, vuestra familia, en El Salvador, Moscú, Marruecos, Japón, etc.

Es significativo que el Barça se haya globalizado pero también que lo haya hecho su sentimiento, pasando del fatalismo histórico culé al positivismo d’una ‘gent blaugrana’ que no entiende de fronteras, ni nacionalidades ni lenguas. El Barça, sin ser una Sociedad Anónima Deportiva ni cotizar en bolsa, está en las primeras posiciones de la lista ‘Forbes’. Más allá de los baremos económicos, el Barça es el ‘Sentimiento Global’.

Anuncios