‘God save Sir Bobby’, ‘El Señor de los banquillos’, ‘Grande de corazón humilde’,… todo titulares para despedir a uno de los más grandes entrenadores de la historia del fútbol, Bobby Robson. Aunque sólo estuvo una temporada, el que fuera entrenador del Barça en la temporada 96-97 caló muy hondo entre la afición blaugrana por su carisma, su ironía británica y, como no, por sus decisiones técnicas. Todo culé tiene un entrenador dentro de su alma y Robson no escapó de las polémicas. Quizás, no obstante, lo que deberían recordar todos aquellos que ahora le alaban es que pensaran cuál era su postura ante Sir Bobby. El banquillo del Barcelona es, a veces, más una silla eléctrica pero Robson encajó las críticas con mucha nobleza. El padre futbolístico de Jose Mourinho siempre quedará en nuestro corazón como el moderno ‘avi del Barça’ que dio a los culés otro Triplete: Recopa, Copa del Rey y Supercopa de España. Descansa en paz, Bobby.

PD: Aquí podéis ver el reportaje de homenaje de la BBC (via @bardeportes)

Anuncios