Este martes, las portadas son para Leo Messi, flamante número 1 del fútbol mundial, según la revista France Football, que lo ha elegido Balón de Oro 2009. ¡Grande Leo! Es un galardón individual como mejor jugador refrendado con la excelente temporada del Barça. Sólo así se explica que tras Messi, y con el ‘accidente’ de Cristiano Ronaldo en el segundo lugar, Xavi Hernández y Andrés Iniesta sean tercero y cuarto en la votación respectivamente.

Precisamente de Iniesta tenemos que hablar. El triplete de jugadores del Barcelona en el Balón de Oro era posible y hubiera sido lo más justo, teniendo en cuenta la gran temporada además de Xavi y Andrés con la selección española.

Más allà de estas votaciones, no obstante, me alegro por Andrés, un canterano que partido tras partido ha crecido. Como jugador ya es enorme desde hace tiempo pero quizás estos días, la imagen mediática del de Fuentealbilla ha acabado de eclosionar.

Dos motivos principales; El gesto de Iniesta, haciendo callar a Cristiano Ronaldo después que este lo increpara por decirle que se había tirado al césped en una acción durante este reciente Barça-Madrid. Mundo Deportivo titulaba “El día que Andrés mandó callar a Cristiano”. El pequeño David silenció con sus acciones y su comentario al Goliath blanco. Quizás era el gesto de genio que le faltaba a AI8, un jugador tan genial en sus botas como inexpresivo poco expresivo en su cara.

No obstante, las cosas cambian. Sin perder la modestia, Andrés se está globalizando y eso me alegra ya que hace un tiempo escribí BARÇA 1.0, un artículo que me consta que se lo han leído en las oficinas del FC Barcelona. Hace unos meses escribí en este artículo lo siguiente:

“El deportista del siglo XXI no sólo debe firmar autógrafos sino que debe estar presente en las redes sociales. Iniesta, Xavi o Messi no son personajes locales sino globales y su comunicación, de la misma forma que la de su club, deben estar en consonancia con los tiempos comunicativos que corren.”

Lo ratifico y veo en la forma y el fondo, un viraje -un tanto leve aún- en la actitud del club y de sus jugadores. En el caso de Andrés, que hace algún tiempo inauguró su página web personal, ahora se apunta a las redes sociales, a través de Twitter y Facebook. La iniciativa de Nike permite además conectar en esta última red social la página de fans a través de la edición digital de Mundo Deportivo, un contenido exclusivo de gran importancia para nuestro periódico y que conecta fans con lectores, internautas todos.

Iniesta transmite los valores de la Masia azulgrana: trabajo, sacrificio y constancia. Su personalidad de entrada quizás no ofrecía demasiados matices pero poco a poco esta identidad se ha construyendo. A veces, quizás de forma indirecta, teniendo en cuenta factores como la genial imitación del humorista Oriol Cruz en el programa de TV3, Crackòvia. En Catalunya Iniesta es gracias a estre programa, ‘Inieste’ o ‘lo puto gusiluz’, términos cariñosos para Don Andrés.

Entrar, como decíamos en Internet creando una identidad digital, no es un trabajo fácil, es necesaria mucha continuidad y entender las leyes propias de las nuevas tecnologías. Me explico. Antes de Iniesta, se han querido posicionar muchos deportivas y políticos. En el caso de estos últimos, el caso más paradigmático de LO QUE NO SE DEBE HACER lo encontramos con Rosa Díez. Entiendo que Andrés no está solo en este viaje por las redes sociales. Con esto, él mismo debe tener claro algunas cosas:

-En las redes sociales, es muy fácil crear una identidad digital. No obstante, no se trata de ser Usain Bolt sino es una carrera lenta, de fondo hasta la maratón.

-En el caso de los políticos, el mayor error es usar las redes sociales sólo en período electoral, justo a la caza de votos. En el caso de un futbolista, su participación debería traducirse tanto en los buenos momentos -de victorias conjuntas y premios personales- como en las circunstancias menos agradables -crisis y derrotas-.

Los instrumentos de comunicación digital son personales e intranferibles. El error de Díez fue precisamente éste, dejar en manos ajenas su propia identidad en la red. Resultado: un perfil poco creíble y artificial.

Saber escuchar. La mayoría de perfiles de deportistas en Twitter tienen un problema: tienen muchos seguidores -followers- pero ningún o pocos seguidos -following-. Es decir, en las redes sociales debes dar y recibir. Puedes ser grande con muchos seguidores pero aún lo serás más si rebuscas y te atreves a seguir tu también. ¡Ojo! Diría que la gracia en Iniesta no estaría sólo en seguir a Lance Armstrong, Shaquille O’Neal o Ricky Rubio sino a usuarios con un perfil menos mediático.

Saber responder. Las redes sociales no son unidireccionales. Permiten el feedback y la conversación. Andrés debería plantear retos, preguntas y cuestiones, además de poder responder cuestiones que le plantean sus fans.

En las redes sociales no todo está inventando. Hay lugar para la creatividad. El público, los seguidores, la audiencia no quieren deportistas planos. Andrés Iniesta, un tipo con una imagen muy positiva, tiene en sus manos convertirse en algo más que un jugador. Cuando esta imagen crezca, a sus motivos futbolísticos se le unirán sus motivos personales y el cuarto lugar del Balón de Oro se convertirá en un merecidisimo número uno.

PD: Me hace notar el amigo Sergi Xaudiera, que Luis Enrique, entrenador del Barça Atlètic, i el hombre más 2.0 que hay actualmente en el FC Barcelona también tiene un balance curioso entre followings i followers en Twitter: 9/179. En el caso de Andrés Iniesta, el balance es 0/2510.

Anuncios