La primera vez que me hablaron de Chatroulette, me quedé con cara de poker. El azar, nada mejor que pensar en esto cuando llegas a esta página donde aleatoriamente te conectas con usuarios de todo el mundo vía cámara web. Hasta ahí, una experiencia más o menos entretenida. Pero sorprende conectarte con tipos (y menos tipas) que sobrepasan el calificativo de ‘curiosos’: gente disfrazada, desnuda, en actitudes provocativas, caras de hastío, demacrados cuarentones, adolescentes ‘nerds’ y grupillos de farra en el garaje de casa de sus padres.

Y llego a creer que así es un poco más o menos el madridismo, con un Florentino, que está y no está. Que cambia de entrenador a ritmo de la tecla F9 (la que te permite cambiar de usuario y te conecta a la siguiente víctima en Chatroulette). Pellegrini, cuestionado. Antes de navidad ya sonaba el Señor Lobo Aragonés para limpiar el flamante cadillac galáctico de Florentino Pérez. Ahora, el presidente del Madrid está a punto de hacer otro ‘next’ y el próximo tanto podría ser Jorge Valdano, Jose Mourinho o el tío que se trinca a un mapache.

El mejor Barça de la historia tiene ante sí a un equipo en construcción con menos coordenadas que la isla de Perdidos. Sin estilo definido el banquillo del Real Madrid es Hostal Royal Manzanares, una casa con habitaciones donde los entrenadores van pasando sin pena ni gloria. Con esta situación, al Madrid sólo le quedan las bicicletas sobreactuadas de Cristiano, la intermitente chispa de Guti y los destellos de Higuaín. De nuevo, Flo, a punto de apretar la tecla y cambiar la decoración de las oficinas.

[+] The surreal world of Chatroulette (New York Times)

[+] Galería de imágenes curiosas de Chatroulette

Anuncios