No las encontraréis en la tienda oficial de Old Trafford pero estos días, en la eliminatoria contra el Bayern de Múnich, las estamos viendo colgando del cuello de los aficionados de Manchester United. Las protestas contra los propietarios del club inglés tiene unos colores muy visibles sobre el rojo: amarillo y verde, los colores de sus orígenes.

El Manchester Unitec nació originalmente como el Newton Heath (L&YR) F.C., en 1878, equipo del depósito ferroviario Lancashire and Yorkshire, ubicado en Newton Heath. Tras estar cerca de la bancarrota en 1902, J.H. Davies cogió las riendas del club y cambió el nombre, llamándolo Manchester United.

La gestión de los actuales propietarios del club, la família Glazer, no está convenciendo a la afición de los ‘red devils’. Más aún cuando a principios de enero de este año se conoció que la gestión de los estadounidenses arroja una deuda de 716.5 millones de libras (820 millones de euros). Los carteles inundaron Old Trafford y los hinchas mostraron su enfado con pancartas, pegatinas al estilo de “Glazer, forever in your debt” (“Glazer, siempre en deuda contigo”) y “Love United, Hate Glazer”. A partir de ese momento, los colores de la protesta pasaron a ser los del Newton Health.

Pese a las deudas, la revista Forbes, especializada en economía y finanzas, ubica a Manchester United como el club con más patrimonio del mundo. Está claro, ya lo dicen los proverbios populares, que el dinero no da la felicidad. En su vuelta al Teatro de los Sueños, David Beckham no dudó en lucir estos colores cuando se retiraba del campo con sus compañeros del AC Milan.

Anuncios